Emisarios de Ilusión

Emisarios de Ilusión

Vandola: utensilio costarricense para preparar café


0 comentarios

Ya nos habían hablado sobre la Vandola en una cafetería que visitamos. Luego la vimos en una cafetería en Holanda y allí un barista holandés nos preparó café usando este utensilio. 

En Costa Rica volvimos a ver la Vandola, pero esta vez tuvimos la oportunidad de asistir a la Feria del Café 2020, hablar con su creador Minor Alfaro y degustar una taza en vivo y a todo color.

¿Qué es entonces la Vandola?

La Vandola es un utensilio costarricense para preparar café. Ellos escriben la palabra con «V», pero su nombre se origina de la palabra «bandolas», o ramas de las plantas del café (como le llaman en Costa Rica). 

Básicamente es una cafetera hecha de barro que le permite una mejor oxigenación al café, además de mantener sus propiedades.  

La oxigenación se debe a que cuenta con una válvula (orificio) para que el café respire mejor, esto permite revertir algunos procesos inestables del café.

Su inspiración proviene de la técnica costarricense de chorrear el café. La Vandola puede utilizar un filtro de papel o de tela, incluso de metal, la diferencia con el chorreador es que la Vandola es de barro.

Adicionalmente, la técnica consiste en un método de preservación más saludable y rico, similar a la conservación de un buen vino en una vasija de barro. Sus sabores son más marcados y su dulzura más perceptible.

Los sabores florales del café se acentúan de una manera muy particular, y bueno, los diseños son realizados por artesanos que le dan un toque personalizado a cada pieza. Ellos se inspiran en el diseño precolombino.

A nosotros nos gusta mucho porque es un producto costarricense y nos encanta todos los buenos emprendimientos. Además, si realmente consiste en una técnica que permite obtener un mejor café para la salud del cuerpo, entonces ¿por qué no disfrutar de esta técnica?

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.


Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Historias en el jardín


0 comentarios

Caminando entre jardines y de regreso a la habitación, uno de los jardineros nos saludó muy entusiasmado e inmediatamente nos preguntó:

—¿Les gusta las historias?

— ¡Por supuesto!

Feliz con nuestra respuesta, comenzó a contarnos la historia de un árbol enorme y muuuy viejo que estaba en el jardín. 

No nos acordamos del nombre pero lo que sabemos es que los indígenas llegaban y hacían una rajada en el tronco para sacar una leche que luego se podía mezclar con leche normal.

Esto era un remedio para eliminar los parásitos del estómago. ¡Pura medicina! De hecho que en la actualidad aún se utiliza. 

La verdad no conocíamos nada sobre este árbol y nos gustó mucho adquirir este conocimiento. Luego nos mostró dos plantas más originarias de Costa Rica.

Apreciamos mucho el tiempo y la pasión con que contó las historias. Se notó que sabía mucho sobre plantas y árboles. 

Antes de emprender el viaje de regreso a casa, el jardinero nos fue a buscar unas plantas aromáticas y medicinales para ir perfumando el camino.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.


Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Nuestra madre: te amamos


0 comentarios

No es fácil encontrar las palabras para momentos complejos, especialmente cuando se trata de la muerte. En el 2019, nuestra madre se fue de esta tierra de un pronto a otro (de hecho dos semanas después del nacimiento de nuestra hija), y aunque Ds todo lo hace con una razón que luego entenderemos, ese vacío no deja de doler y estorbar.

No teníamos idea de lo amada que era nuestra madre y de la cantidad de buenas acciones que realizó, además de su hermosa expresión de bondad hacia miles de personas. 

Gracias a Ds por la bendición de haberla tenido como madre, amiga, consejera. Gracias por darnos la vida e instruirnos con amor. 

Gracias a mi padre quien cuidó de su esposa todos estos años y la acompañó en sus últimos momentos. Es un honor cuidar de quien siempre se preocupó por cuidar a su familia. Gracias también a todas las personas que nos acompañaron y nos acompañan.

¿Qué podemos decir? La muerte es el más grande misterio… Y tal vez nos surgen muchas más preguntas con todo este tema del Coronavirus.

¿La verdad? Solo tendremos respuestas con el paso de momentos. Sí hay pistas, pero es como un rompecabezas que se va armando, y entre más luz llega, más se revela, se clarifica TODO.

Lo que sabemos es que el mundo está incompleto, somos socios con el equipo de arriba para terminar de completarlo. ¿Cómo? Creando una nueva historia. Trayendo respuesta a las problemáticas espirituales, sociales, económicas, políticas.

De hecho el hombre es socio de Dios en la creación; un socio en la consumación y perfeccionamiento del mundo. Y aunque suene un poco como ciencia ficción, la verdad es que vivimos en un mundo lleno de posibilidades, así que lo decimos con CONVICCIÓN: CREEMOS EN  El FIN DE LA MUERTE y en la RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS.

La muerte solo es la manifestación de un mundo que aún debe completarse. Así el Creador nos dejó un mundo para terminarse, para que la humanidad pueda colaborar.

Nuestra madre sin duda fue y sigue siendo una colaboradora que busca cambios. Ella siempre trabajó por la transformación de las personas. 

Por ahí leímos una frase que marca nuestras vidas en días llenos de muchas emociones: «Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental. Se trata de decir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo». 

Nuestra madre fue una MADRE para muchos, una inspiración, una mujer virtuosa y llena de mucha energía. 

¡Gracias a ella que fue y es una GRAN MUJER!

¡Gracias Ds porque sabemos que estás trabajando!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.


Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Vida de frutas


0 comentarios

Nos levantamos temprano para ir a recoger nuestra canasta de frutas y verduras orgánicas de distintas fincas del país. Quisimos y queremos apoyar los emprendimientos locales.

Nos gustó mucho la paz que se sintió ese día en particular. De hecho que se percibió salud cuando miramos a la gente salir.

De regreso a casa, pasamos en carro por una calle conocida y… mi esposo dijo: 

— En esa casa están regalando bananos.

— ¿En serio?, dije cuando ya nos habíamos alejado del lugar.

— ¡En serio! ¿Nos devolvemos? 

— Vayamos a ver, contesté.

Nos devolvimos y sí, efectivamente había un rótulo que decía que se regalaban bananos entonces mi esposo se bajó y agarró unos. 

Le agradecimos a la familia. Luego tuvimos que bajar por esa misma calle para dar la vuelta abajo. De repente vimos a un joven que estaba afuera y nos estaba llamando y haciendo señas:

— Aquí tengo cases por si quieren pasar a recoger.

¡Qué fue ese momento tan especial! Nos bajamos, esta vez con nuestra hija. Fuimos al árbol a recoger los cases y luego nos quedamos hablando con el muchacho. De hecho en esa calle todos eran familia.

La verdad es que ese detalle en estos momentos de confinamiento por “Coronavirus” es algo muy humano, genuino y libre. Es la clara expresión del concepto VIDA.

Cuando llegamos a la casa, se nos ocurrió hacer algo similar. Bajamos las papayas del árbol y las pusimos en una mesa afuera con un rótulo que decía:

— ¡Queremos alegrarte! ¡Papayas gratis!

Gracias por esos gestos y esas ideas que deberían reproducirse en todo el mundo para alimentar el alma y cuerpo de los habitantes de las ciudades.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Playa alegre


0 comentarios

Con esto de la pandemia por Coronavirus, todo ha sido un poco extraño y surrealista.

Mientras algunos quieren dar énfasis al miedo, a lo negativo, a lo frío, existimos algunos que deseamos embellecer, percibir lo lindo, traer vida, alegría, etcétera.

Fue la primera vez después de mucho tiempo que vimos una playa limpia, llena de energía, con esa luz que apuntaba en el mar y rebotaba en toda la playa y en todas las personas caminando sobre ella.

Aún con restricciones todos se levantaban bien temprano para poder estar unas cuantas y buenas horas en este maravilloso lugar. 

Solo se observaba vitalidad, alegría, familias, personas relajadas y llenas de amor. Lo mejor y real de todo: SIN MASCARILLAS. 

¿Por qué? Porque todos somos, mostramos nuestra esencia, allí nadie enferma, la salud es la libertad, la pureza de la naturaleza, el mismo Dios unido con las personas.

Y cada día se observaba a una pareja, por lo menos de 40 o 50 años, caminando con esa paz, con sus cafés mañaneros, ambos hablando uno al lado del otro o de frente, mirándose a los ojos, sin distanciamientos, unidos… Simplemente ELLOS… SONRIENDO Y RADIANTES.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Libertad en la playa


0 comentarios

Cuando iniciamos Noticias Mi Ciudad hace aproximadamente 8 años, lo pensamos con el propósito de contar los detalles que a veces pasan desapercibidos, pero esos detalles que alegran el corazón, que dan un sentimiento genuino y tierno. 

Desde entonces cada vez que vemos algo en cualquier lugar del mundo, lo contamos, porque sabemos que puede calar en la vida de las personas. Un poquito de esa dulzura nos puede acompañar todo el día.

Recordamos desde una habitación de un segundo piso la escena de dos personas, un señor moreno, tal vez como de 40 o 50 años y una señora como de 60. La verdad no tenemos idea pero eso aparentaban. 

El punto es que ambos estaban jugando en la arena, era un tipo de entrenamiento, al estilo «siendo niños». Veíamos como él le enseñaba algunos movimientos y luego ella los repetía. Eran como ejercicios de estiramiento. Luego corrían juntos, separados. Él hacía una cosa y luego ella otra. ¡Hasta bailaban! ¡Qué energía!

Nos gustó mucho ver eso porque a veces quieren llegar a la mente otro tipo de escenas de recuerdos un poco más duros… pero cuando los vimos a ellos nos encantó. Eran libres, sin peso, sin pena, solo estaban disfrutando en la arena, con la luz del sol en el agua.

De hecho, al día siguiente que fuimos a caminar, la vimos a ella… Parecía bastante alegre, vital, y bueno, nos saludó. Parecía que nos conocía. Nosotros solo sabemos que la vimos el día anterior y la reconocimos. 

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.


Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

El regalo de los aguacates


0 comentarios

Llegamos a la habitación de un hotel acogedor en una hermosa playa. La vista desde arriba permitía apreciar lo que sucedía afuera.

De un pronto a otro escuchamos algo “cayendo” así que nos fuimos rápido a asomar. Era uno de los jardineros que estaba atajando “algo”. 

Muy curiosos le preguntamos qué estaba atajando y nos dijo que aguacates. De hecho, el árbol era demasiado grande y los aguacates también.

No sé por qué nos hizo sonreír, tal vez porque son esos momentos espontáneos que solo producen hermosas sensaciones. 

Así estuvo el jardinero atajando aguacates un buen rato… pero la segunda vez que nos asomamos, muy amablemente nos preguntó que si queríamos y la respuesta fue un claro ¡SÍ!

Muy emocionados bajamos las escaleras para ir a recogerlos. ¡Qué detalle más lindo! Apreciamos mucho ese tipo de iniciativas. ¡GRACIAS!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

¡Nos movemos por todo lado!


0 comentarios

Hace mucho no escribimos… pero no pasa nada. A veces el silencio también es expresión… otro nivel.

Pero este momento sí que necesitamos contarlo… 

En el año 2018 nos atrevimos a tener una experiencia de clases de danza moderna y ballet en Holanda. 

De hecho estuvimos tan llenos de energía que no pudimos evitar bailar. Encontramos nuestro lugar allí.

Como nos gustó tanto, en el 2019 tuvimos la oportunidad de regresar al estudio. A pesar de ser un año bien duro, las clases fueron hermosas, con un grupo muy internacional. 

Recordamos que en una de esas clases entró una señora, tal vez de 80 años, con su café en la mano, llena de energía y queriendo hablar con todo el mundo. 

De hecho antitos de iniciar la clase nos la topamos en el baño y luego ella se fue cantando hasta el salón. Ahí mismo pensamos: «Esta señora es todo un personaje». Sentimos conexión.

Cuando ya todo el grupo estaba en el salón, la profesora quiso que cada alumno se presentara para conocer el país de procedencia.

Al llegar el turno de la señora (por cierto holandesa), nos contó que tenía como 17 años de bailar con la profesora. De hecho la profe se refirió a ella como toda una inspiración e inmediatamente dijimos:

—Sí, ya vemos. Está llena de energía.

Entonces la señora como una niña sonrió y dijo: 

— ¡Sí! (expresando mucho entusiasmo).

¡Qué buen momento para iniciar una clase! Y no solo una clase, sino una super clase. Estuvo muy buena. Tuvimos la impresión de que estábamos ensayando para un espectáculo. Además hubo demasiada coordinación. ¡Qué delicia!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

La llegada de los limones


0 comentarios

Era de noche y estábamos terminando unos trabajos… Nunca suena el timbre de la casa en esos momentos, entonces al escucharlo, nos sorprendió.

Bajamos para abrir la puerta. Era una joven vecina que nos venía a regalar unos limones.

— Noté que están esperando una vida entonces como a veces dan náuseas, les vengo a dejar unos limones. 

— Muchísimas gracias. Casi no nos da pero AMAMOS los limones.

¡Ah! Y la bolsa decía: Gracias, gracias, gracias.

La verdad fue un gesto maravilloso en momentos en que la oscuridad a veces quiere hacer de las suyas.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.


Noticias Mi Ciudad

Leer Más